Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Un suelo pélvico bien ejercitado mejora la vida sexual

Suelo Pélvico

El ginecólogo Arnold Kegel, creador de los ejercicios de Kegel en 1940, solía recomendar a las mujeres ejercitar su suelo pélvico durante la recuperación del posparto para prevenir problemas de salud futuros

Durante el seguimiento a sus pacientes, descubrió un beneficioso efecto secundario del tratamiento: las mujeres que hacían estos ejercicios con regularidad alcanzaban el orgasmo con más facilidad, frecuencia e intensidad.

El suelo pélvico, un gran desconocido a pesar de su importancia para la salud

Un 37% de las mujeres españolas no conoce el estado de su suelo pélvico. Este se ve involucrado en procesos como la defecación, la micción, el parto y las relaciones sexuales y, con frecuencia, se olvida que está llena de músculos que precisan ser fortalecidos para su correcta función.

Estos ejercicios consisten en contraer los músculos del suelo pélvico hacia arriba y hacia adentro durante unos segundos para fortalecer y tonificar la musculatura pélvica.

Solo 2 de cada 10 mujeres aseguran llegar siempre al orgasmo. Esta cifra pone de relieve la importancia de ejercitar el suelo pélvico no solo para prepararse para el embarazo, recuperarse tras el parto o prevenir y superar la incontinencia urinaria, sino también para tener relaciones sexuales más intensas.

El desconocimiento sobre el suelo pélvico lleva a que las mujeres no lo entrenen y no sepan que existen herramientas para ello. 

Relaciones sexuales más intensas con un suelo pélvico tonificado

Al llegar el momento del clímax se producen espasmos musculares, sobre todo, en la pelvis. Durante esos 20 segundos que dura el orgasmo, los músculos del útero, vagina, ano y pelvis se contraen de forma rítmica cada 0,08 segundos, generando placer en el abdomen y resto del cuerpo.

Beneficios de alcanzar el orgasmo y que las relaciones sean más intensas:

  • Se produce más oxitocina, la hormona responsable de aumentar los niveles de felicidad.
  • Combate el estrés y ayuda a la relajación.
  • Cumplen con una función analgésica. Al experimentar estimulación sexual, los niveles de oxitocina del cuerpo aumentan. Mantener relaciones sexuales durante la menstruación puede aliviar en gran medida las molestias.
  • El sistema inmunitario se refuerza, pues el sexo puede ayudar a combatir enfermedades. Existen pruebas de que los orgasmos pueden generar un mayor nivel de inmunoglobulina A (IgA), un anticuerpo que combate los virus, toxinas y bacterias.