Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Síndrome Genitourinario de la Menopausia (SGM)

Síndrome Genitourinario de la Menopausia (SGM)

Actualmente la salud vaginal es considerada un pilar fundamental e importante para garantizar el cuidado integral de la mujer y conseguir así su bienestar.

La disminución de los estrógenos, propia de la menopausia, trae como consecuencia cambios atróficos que afecta la vía urinaria y el área genital, sobre todo la vagina. A diferencia de los sofocos y las sudoraciones nocturnas, la atrofia no mejora con el paso del tiempo, si no que por el contrario se agrava progresivamente comprometiendo la salud sexual y la calidad de vida de las pacientes. Puede llegar afectar hasta un 45% de las mujeres de media edad y post menopausia.

El síntoma más frecuente del Síndrome Genitourinario de la Menopausia es la sequedad vaginal seguida de dolor en las relaciones sexuales y de otros síntomas como picor, escozor, sensación de quemazón, aumento del flujo vaginal e incontinencia urinaria.

El objetivo principal del tratamiento irá encaminado aliviar los síntomas.

Dentro de los tratamientos que tradicionalmente se han empleado para este fin emerge en los últimos años la aplicación del láser como alternativa innovadora y eficaz.

El tratamiento de estas pacientes requiere la valoración de un especialista.

En nuestra clínica queremos mejorar la calidad de vida de las mujeres que padecen estos síntomas con el láser vaginal, con el objetivo de aliviar estas incomodidades y recuperar la función, estructura y vitalidad de los órganos genitales.

Existe una creciente evidencia científica sobre la eficacia de las terapias láser en estos casos, siendo una opción terapéutica no hormonal, efectiva, sencilla, tolerada y sin efectos adversos.

Estas sesiones se basan en la estimulación para la formación de colágeno conllevando a la revitalización de la pared vaginal y uretral.

La aplicación del láser ginecológico es compatible con la utilización de otras terapias tales como el empleo de ácido hialurónico y de plasma rico en plaquetas.

Usualmente se aplican de 3-5 sesiones, aunque el número de las mismas dependerá de cada caso, la duración no supera una hora.

Se realiza de forma ambulatoria, sin cirugía y sin anestesia.